NUEVO REGLAMENTO «CPR» SU ENTRADA EN VIGOR

¿QUÉ ES LA CPR: CONSTRUCTION PRODUCT REGULATION?

La CPR (Construction Product Regulation) es un reglamento emitido por la Unión Europea con el propósito de regular los límites de la resistencia al fuego y sustancias peligrosas en los materiales utilizados en la construcción.

Este reglamento se aplica a todos los productos destinados a ser incorporados, de forma permanente, en la construcción. No sólo incluye edificios, sino también obras de ingeniería civil. En lo que a los cables respecta, las disposiciones CPR se aplican a los cables de energía, de telecomunicaciones, de datos y de control.

Por su naturaleza jurídica, es de obligado cumplimiento directo por todos los agentes sociales afectados: administración, fabricantes, distribuidores, usuarios, etc. Toda la legislación y normativa existente en la Unión Europea debe adaptarse antes de su entrada en vigor a las especificaciones técnicas armonizadas.

*Reglamento (UE) nº 305/2011 de 9 de marzo de 2011 (publicado el 4 de abril de 2011 en el Diario Oficial de la Unión Europea) por el que se establecen condiciones armonizadas para la comercialización de productos de la construcción y se deroga la Directiva 89/106CEE del Consejo.

¿Cuál es el objetivo del CPR?

Para los cables existen diferentes legislaciones en los ámbitos europeos y nacionales que se traducen en niveles de seguridad diferentes. El reglamento CPR introduce nuevos criterios de clasificación y clases comunes, llamadas euroclases, para todo el espacio europeo, creando un lenguaje y un sistema de clasificación, evaluación y certificación comunes para todos los países miembros para los productos para la construcción. En relación al comportamiento frente al fuego, permite establecer unos patrones comunes para realizar comparativas de evaluación en condiciones equivalentes, garantizando la veracidad de la información sobre los productos sometidos a este reglamento.

La CPR contempla seis nuevas clases, designadas desde la A a la F, donde A implica el máximo nivel de reacción, siendo el producto no combustible y F el menor nivel de reacción, que no supera ni la propagación de la llama. De esta nueva clasificación, B, C, D y E serán las clases usadas principalmente para cables.

Además, hay criterios suplementarios que establecen requerimientos sobre la cantidad de humos emitidos, el desprendimiento de gotas y partículas inflamadas durante la combustión, y el contenido ácido o toxicidad de los humos emitidos.

  • APLICACIÓN DE LA CPR

La aplicación oficial de la CPR entró en vigor el 1 de julio de 2016. Hay un período transitorio de 1 año, durante el cual toda la cadena de suministro debe adecuar su stock a la nueva normativa. A partir del 1 de julio de 2017, todos los cables de nueva instalación deberán cumplir con la regulación CPR.

expertos electricidad climatización iluminación