Tipos de cables necesarios para una instalación eléctrica doméstica

cables eléctricos para una instalación eléctrica

Se emplean diferentes tipos de cables para una instalación eléctrica doméstica y es necesario conocerlos muy bien o dejarse asesorar por profesionales para elegir los adecuados para cada uso. Distinguir los cables eléctricos unos de otros no es sencillo y podemos equivocarnos. El resultado sería una instalación eléctrica insegura y que no cumple la normativa vigente.

Definimos en primer lugar qué es un cable eléctrico y en el segundo epígrafe te explicamos qué cable usar para la instalación eléctrica.

Qué es el cableado eléctrico

El cableado eléctrico está formado por todos los cables que se emplean en una instalación para conducir la electricidad de un punto a otro. El cableado lleva la corriente eléctrica desde la acometida de nuestro hogar, donde está el cuadro eléctrico general y el contador, al resto de puntos de consumo (enchufes, puntos de luz, etc.).

El cable eléctrico está realizado con cobre o aluminio, que son dos materiales muy conductores. El conductor es el elemento metálico que va en el interior y está recubierto de diferentes capas de material plástico que sirven para evitar que la corriente salga hacia el exterior y para que el cable conserve sus propiedades físicas y mecánicas. Así, nos encontramos con una capa aislante que recubre la parte metálica para evitar que salga la corriente. Una capa de relleno que, además de aislar, hace que el cable mantenga su forma redonda. Y una tercera capa exterior, más gruesa, que es un elemento de protección mecánica para evitar el deterioro de los elementos anteriores.

Los cables eléctricos se pueden clasificar de diferentes formas:

  • Según las tensiones que pueden soportar (desde muy baja tensión hasta muy alta tensión). Los cables domésticos serían cables de baja tensión.
  • Según la cantidad de conductores que contengan en su interior: unipolares, bipolares, tripolares, tetrapolares o pentapolares.
  • También se pueden distinguir por el tipo de material del que están compuestos, tanto sus conductores (cobre, aluminio, aleaciones de estos) como sus aislamientos ( PVC, goma de etileno, propileno, etc.).

Sin ánimo de extendernos, ya que esto daría para un post muy largo y muy técnico, cada cable tiene una nomenclatura específica, compuesta por diferentes letras y números que no nos dan la información exacta sobre la tensión máxima que pueden soportar, el tipo de aislamiento, la forma del cable, etc. Todo esto está regulado a nivel internacional por normas armonizadas. Por ello es necesario, volvemos a insistir, que nos dejemos asesorar adecuadamente a la hora de comprar el cable para nuestra instalación.

Qué tipos de cables usar para la instalación eléctrica de una casa

Para la instalación de una vivienda monofásica, que es lo más habitual, el cableado estará formado por distintos conductores clasificados por color: azul para neutro; marrón, gris, blanco o negro para la fase y el verde-amarillo para la toma de tierra. El aislamiento que se emplea en los hogares es, normalmente, el PVC, y se empotra con tubo corrugado.

Para una instalación eléctrica doméstica emplearemos cables de diferentes secciones. El cable de instalación eléctrica varía según el uso que se le vaya a dar. El número de cable para una instalación eléctrica puede ser muy amplio, pero las secciones más habituales son:

  • Para iluminación y automatización, cable de 1,5 mm2 de diámetro.
  • Para tomas de corriente de uso general, para el baño y la cocina, se emplea cable de 2,5 mm2.
  • En los puntos de gran consumo (lavadoras, secadoras, lavavajillas y termo), el diámetro será de 4 mm2.
  • En cocina, horno y climatización, se utiliza cable de 6 mm2.

 

Existen muchos más tipos de cables para una instalación eléctrica. Aquí hemos citado los más comunes en las instalaciones domésticas. Pero existen otros cables para usos más específicos que también tendrías que tener en cuenta si fuesen necesarios.

Mejores cables eléctricos